Longo  -  Danza iniciática de Anclaje al Ser

Creada por Elima (Congolés residente en Francia), el Longo es la fusión de tres danzas iniciáticas codificadas del Congo (Zébola, Bobongo y Kimbwa). Inspirada de sabidurías ancestrales africanas, el Longo reúne la filosofía y la práctica de numerosas tradiciones de los 4 rincones del mundo (Yoga, Tai Chi, Chamanismo…).

Con su propio sello, el Longo responde a las evoluciones y demandas del mundo del siglo XXI.

Llega a Francia en los años 90, aunque esta danza se ve impulsada cuando Elima comienza a formar a profesores: los Balongi (como se nos denomina). Tuve la suerte de formar parte de la primera generación de Balongi, en 2012, en la que se asentaron los cimientos de esta ancestral enseñanza transformadora del Ser.

Hoy el Longo está presente en varios países europeos y empieza a abrirse al resto del mundo. Es un honor para mí introducirlo en España. Gracias a todos los que contribuís a hacer que esto sea posible.

El Longo es un camino de descubrimiento personal, una búsqueda que nos conduce a anclarnos en nuestro interior para un mejor acceso, un mejor conocimiento de nuestro ser a través del movimiento.

 

Innovadora y viva, la danza Longo se sostiene sobre una visión global del Ser: física, mental, emocional, energética y espiritual.

 

La práctica del Longo nos conduce a una presencia de nosotros mismos sólida, a través de movimientos lentos, rítmicos y coordinados. Conociéndonos más en profundidad, nos reconectamos así a nuestra relación Tierra-Cielo, con el Mundo y nuestras raíces interiores. Nos liberamos del estrés y de todo lo que enturbia nuestra verdadera naturaleza, para crecer y  desarrollarnos en todo nuestro potencial.

 

Los beneficios más destacables de la práctica del Longo son:

  • Estar presentes y conscientes a nosotros mismos
  • Equilibrar nuestra energía femenina-masculina
  • Potenciar la atención, la escucha interior y la concentración
  • Conseguir equilibrio y agilidad entre el cuerpo y la mente
  • Percibirnos más allá de los sentidos, en conexión con el Cielo, la Tierra, los 4 puntos cardinales y nuestros ancestros.
  • Aumentar la autoestima

Liberarnos de los límites que nos hemos creado para emerger a nuestra infinita potencialidad y así mejorar nuestra calidad de vida.

Conectarnos con la energía que todo lo une: el Amor y la que todo lo sana: el Perdón.

 

Los movimientos que propone el Longo se basan en:

  • La coordinación del cerebro izquierdo y cerebro derecho
  • La relajación de los músculos profundos, sobre todo de la pelvis, para liberar la energía vital.
  • La respiración profunda y consciente.
  • La escucha sencilla y observadora de las sensaciones.
  • La consciencia del movimiento.

Se practica en sesiones individuales, grupos, talleres y seminarios en Galicia y otros lugares (España y extranjero) bajo petición.

 

El Longo se dirige a toda persona (de cualquier edad y sin necesidad de tener una preparación física en particular), que sienta la curiosidad de experimentarse desde otra perspectiva de sí mismo. A todo el que quiera explorar su interior con audacia, curiosidad y amor rebasando sus límites.


Testimonios

 

«Gran sentimiento de gratitud, contigo, con los compañeros y con esa potente energía que traías contigo, Ariane. Fui viento, roca, bosque, río, animal, fui negra, fui cientos de generaciones en 3horas. Fui una!».

Maria José Pintado

 

«No hay palabras para expresar la experiencia con el Longo durante este fin de semana. Un paso más en el momento apropiado en mi proceso y una llamada interna a seguir profundizando en esta danza tan sanadora. El conocer a Elima fue sentir la presencia de un SER en toda su esencia, un ángel encarnado y un humilde sabio. La reafirmación una vez más en que todos somos UNO y que el único camino hacia la luz es el AMOR me llena de esperanza e ilusión en mi caminar. Gracias Ariane por traer a nuestra Tierra algo tan grande!!!!».

Eva Méndez

 

«Doy las gracias a Elima por ser un maestro de los grandes quien nos acompañó con su sabiduría en nuestro viaje iniciático del Longo, enseñarnos nuestro verdadero ser y despejarnos el camino. Y doy las gracias a Ariane que con su amplia visión, valor y amor ha hecho posible este encuentro en el solsticio de verano 2019. Ha sido una experiencia muy profunda que perdurará para siempre. Ojalá más gente pueda beneficiarse viviendo con su propio cuerpo bailando esta sabiduría ancestral arcaica». 

Daniela Littmann