Me presento

Mi nombre es Ariane. Nací en Francia, crecí en España y viví por etapas en los dos países largas temporadas de mi vida. Hoy resido en Galicia.

La primera etapa de mi vida profesional transcurrió en el mundo de la empresa (ventas, marketing y comunicación) en España y Francia.

Hasta que decidí abandonar ese camino y emprender uno nuevo: el de la exploración del Ser.

 

Me formé en diferentes métodos de acompañamiento terapéutico psico-corporal y energético en Paris, la Rochelle y Montpellier, principalmente: Método Simonne Ramain, Sofro-Análisis (la fusión de la sofrología, la psicoterapia y la meditación), PNL, Musicoterapia energética,  masajes y enseñanzas ayurvédicas, el lenguaje de los pies y su incidencia en la postura humana (física e interior).

 

Accedí a las enseñanzas espirituales y conocimientos ancestrales de origen africano, formándome al “Longo”, anclaje en el Ser (una danza iniciática, consciente de origen africano, con su creador, Elima, de origen congolés) y realizando distintos viajes a Senegal,  Marruecos y Tanzania (en este país, para descubrir la cultura Massai).

 

Hoy comparto con el mundo todo lo que aprendo a través de mi experiencia, todo lo que durante años me ha ido haciendo morir y renacer a mí misma, propulsada tanto por circunstancias favorables como adversas, tanto por los que creyeron en mí y me apoyaron, como por los que no lo hicieron, pero sobre todo, por el descubrimiento de mi fuerza interior, la única realmente capaz de construirme con las bases sólidas para seguir avanzando y apreciando los regalos que la vida nos ofrece cuando conseguimos estar en el camino que nos corresponde y por todo ello, doy GRACIAS.

 

El sentido que le doy a mi actividad:

  • Contribuir al Mejor Estar, Mejor Ser y Mejor Vivir de las personas que perdieron la ilusión, la confianza en la vida o en ellas mismas.
  • Hacer emerger la creatividad y los talentos que duermen en nuestro interior viviendo la mejor versión de lo que somos.
  • Acompañar a los que transitan por el desequilibrio o la enfermedad: Ser un complemento y no una alternativa (y subrayo esto) a los tratamientos cada vez más sofisticados que se ocupan de sanar los cuerpos pero que dejan descuidado el Ser que los habita.
  • Compartir la chispa de la vida, recordándonos que es la que nos impulsa a crearnos cada día. Somos los genios de nuestra lámpara…